Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » De todo corazón

Posts en la categoría 'De todo corazón'

5 de diciembre de 2017

Pido un deseo para… Bertín Osborne

Cuesta trabajo pensar en Bertín como abuelo, porque no lo parece, pero lo es. Bertín ha sido un guapo de consenso, y el guapo, que no parece abuelo, pero lo es, viene a cumplir sesenta y tres años el día 7 de diciembre. Pero está como un jinete. Bertín, últimamente, ha sido un trueno en la tele, bajo el invento de lo de siempre: el sofá de confidencia. Y se ha hecho el amo del sofá. Se diría que ha dado las campanadas, en la tele, sólo que las campanadas fuera de fecha.

Lo que ha logrado Bertín en la tele es que los famosos se suelten a hablar como si estuvieran de cumpleaños propio, pero organizado por Bertín. Ahora hace entrevistas, pero antes presentaba concursos de críos, y va cantando por ahí, con su empaque de galán de casino.

También ha cumplido mucha gala cómica con Arévalo, con quien ha habido un cabreo. Bertín enseguida le saca al de enfrente, en la tele o no, unas confesiones de intimidad, porque él así se las viene apañando siempre consigo mismo, entre el vacile de barra y la franqueza de golfo. Vende jamones de spot, tiene algún caminar de cowboy, pero de cowboy de Jerez, y con finca. Ha ligado hasta aburrirse, aunque de eso se suele uno aburrir poco. Cuando era joven de deneí, porque joven aún lo es, había juerga y alboroto en las agencias de modelos de Madrid, si asomaba por ahí. Eso lo he visto yo.

Ha hecho de la gracia de cuna andaluza su mejor idioma. De la cuna andaluza y popular, y en la tele eso lo emplea mucho, aunque según quién tenga enfrente. Se ha aplicado, desde siempre, en la seducción de oficio largo. Lo que hace en la tele pudiera titularse ‘el programa de Bertín’, que es, por otra parte, lo que él ha cumplido siempre, en programa propio o en programa de otro. En su programa, convida a los famosos a un cojín y a triunfar de cháchara alegre como si no los viera nadie.

La rosa: Abreviando, tiene Bertín un familión: un ramo de hijas hermosas y prósperas, de su relación con Sandra Domecq, y luego dos hijos con Fabiola Martínez.
El látigo: Bertín no ejerce, en la tele, ni de periodista ni de actor ni de cantante, sino de sí mismo, un tipo que se toma el cachondeíto muy en serio.

‘”Ojalá nunca deje de tomarse la juerga en serio”

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario

29 de noviembre de 2017

Pido un deseo para… Risto Mejide

Siento desde siempre un aprecio rápido por aquellas personas escasas que no se esfuerzan en resultar simpáticas, y éste es el caso. El caso se llama Risto Mejide, y cumple 43 años este 29 de noviembre. Risto me parece, en efecto, un antipático profesional, y lo suyo tiene muy alto mérito, porque ha triunfado sin el menor empeño en caer bien. Le acabo de leer que le gusta ser un impostor, y eso, más allá de la boutade, le avala como un artista, porque la impostura es una de las bellas artes.

Sale en la tele, pero no es un tipo de la tele, usa gafas de ciego que lo ve todo, y trabaja un chester del tú a tú, un sofá de intimidad donde suelta las preguntas con amonal de atrevimiento y prestigio de tímido. Se hizo archifamoso jugando a veces la baza de la bordería en ‘OT’, y ese papel era necesario, difícil, y amenísimo, porque lo demás es ejercer de la madre de la artista. De modo que estaba enfrente de la tontuna y el halago.

Risto no es un especialista del improperio, como quieren sus detractores, sino un artesano de la ironía que no siempre el gentío le entiende. No es raro sospechar que sabe que en la tele es un intruso, porque su lenguaje tiene elocuencia, y ludismo, y filo, y la tele no lo mejor para repartir esas cátedras. Por eso escribe libros, y va pedaleando en la provocación verbal, y da conferencias de comunicador, y hasta saca tiempo para casarse con una guapa muchos años menor, Laura Escanes. No diré el tópico de que a Risto le odias o le amas, pero quizá sí hay que decirlo.

Se acaba de subir a un chester de nueva etapa, pero realmente estamos ante lo mismo, en él, que siempre es una novedad: la charla pura y dura. Porque sabe que la palabra es una aventura, que la confesión es un show. Se irá un día de la tele tal y como vino: listo.

La rosa: Tuvo Risto, durante años, de pareja a Ruth Jiménez, con la que tuvo un hijo. Hoy su pareja es Laura Escanes, modelo de veintipocos años que tiene podio en las redes.
El látigo: A Risto mucha gente le critica el fondo, o la forma, pero los detractores no están sino ejerciendo, a menudo, el piropo inverso, porque el que molesta, prospera.

“Ojalá nunca descuide la antipatía”

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario


css.php