Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » 2018 » marzo

Archivo para marzo de 2018

28 de marzo de 2018

“Ojalá siga cumpliendo biquinis y no años”

Resulta que Elle remonta, holgadamente, el medio siglo de edad, pero eso sólo nos lo creemos porque lo acredita la hemeroteca de internet, que es el ‘deneí’ de las que no usan ‘deneí’ sino portadas. De modo que en este caso el registro civil va por un lado y la belleza va por otro. Y el registro civil dicta que Macpherson cumple 54 primaveras, el 29 de marzo.

Aquí la noticia no es que haya cumplido 54 sino que más bien no los cumple. Lo digo de otro modo: sigue siendo un claro monumento. Elle inventó la modelo como millonaria, junto a una copa de criaturas emocionantes de los noventa, de Claudia Schiffer a Cindy Crawford. No hacían pasarela, pero se cobraban un póster propio a precio de medio Ferrari.

Aún siguen en activo de días alternos por ahí, como viejas glorias de lo suyo que aún no están viejas, según acreditan a veces en juergas del gremio. El cumpleaños le quita años a la protagonista, y no al revés, que es lo preceptivo en las macizas de su fama. Elle es un jaleo de novios o maridos archiforrados, y luego un biquini blanco, mínimo y sucesivo de mucho trote en Ibiza, que parece siempre el mismo biquini, cuando la que siempre es la misma es la modelo, con osamenta de sirena extranjera y un morbo de australiana dorada. Las gafas de sol le quedan como ajuar de lencería, y el yate de cada verano como una prórroga de su cosa longilínea.

Por las habladurías del Madrid diabólico funciona la leyenda de que Álvaro de Marichalar trasnochó a fondo con Elle, pero yo sospecho que es sólo eso, leyenda urbana. Elle posó, no hace mucho, vestida sólo de medias lujuriantes en una portada de moda, rememorando otra portada suya de 1994, en Playboy, que copiaba a Brigitte Bardot. La semejanza no es exageración. Tiene, en efecto, Elle una temperatura de hermana no francesa de BB. No cumple años, todavía, sino biquinis.

La rosa: Se ha casado tres veces. Primero, allá por 1985, con el fotógrafo Giller Bensimon (en la foto). Después, con el financiero Arpad Busson, y luego con el millonario Jeff Soffer.
El látigo: Elle Macpherson fue, en los noventa, El cuerpo, según acuñación rápida de las gentes de su gremio. Está entre las mejores ‘top models’ de aquellos años.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario

22 de marzo de 2018

“Ojalá no le falle el buen humor”

David Bustamante no es un ‘fracasito’, porque se lo montó, pero sí es un soltero de portada, porque ya sabemos que Paula Echevarría contempla en él a un hombre del pasado. No voy a desear aquí un nuevo matrimonio para David, porque el soltero es el que vive suelto, y eso es lo que a él le toca, y acaso eso es ahora lo mejor. De modo que Bustamante va a cumplir 36 años de soltería, el día 25, concretamente, y tampoco la circunstancia es para ponerse a llorar (la circunstancia de los años, y la de la soltería), sino más bien todo lo contrario.

Yo a David le veo muy apolíneo de buen traje, con la camisa desabrochada de los frecuentadores últimos del casino, y una mirada ensoñadora más propia de un apolo de Armani que de un cantante de animación del guateque. O sea, que le veo a tope. Ha ido puliendo la estampa, con el tiempo, y por rachas ha logrado que en muchos platós le pregunten por la gimnasia, y no tanto por la música, aunque esto no sé si es mucho logro. Bustamante, en la Academia de la tele, soltaba lagrimones de culebrón, y lo mismo el repertorio se le pasaba de ternuras.

A mí me empezó a caer mejor después de dejar la Academia histórica, cuando se hacía videoclips en la cubierta de un yate, lleno de macizas hasta la vela mayor. Abreviando su carrera, diríamos que el Busta se cayó desde el andamio, de cabeza, a un concurso de tele y desde éste salió, de pie, como un campeón, a las portadas y a los conciertos. Luego ha ido funcionando como un príncipe obrero del sexy pop.

Yo sospecho que ha conseguido lo que soñó, de chaval, y acaso aún más. Porque hace unos años levantaba tabiques de oficio, en su pueblo, y ahora es un guaperas de éxito que viene y va, por el ancho mundo, escoltado de mánagers y guardaespaldas. Pero quizá lo que uno sueña no es luego la felicidad, porque la vida nos pone enseguida a soñar otras cosas. Y de eso se trata. De seguir soñando. Felicidades, artista.

La rosa: Paula Echevarría y David Bustamante prometían de actualización de la longevidad conyugal de Ana Belén y Víctor Manuel, pero ha resultado que no. Se nos quedaron en esperanza desesperanzada.

El látigo: Poco a poco, ha ido logrando una estampa más pulida y moderna. Años atrás, era más “triunfito” que “crooner”, por decirlo de manera rápida.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


1 Comentario


css.php