Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » 2017 » noviembre » 08

Archivo para 8 de noviembre de 2017

8 de noviembre de 2017

Pido un deseo para… Belén Esteban

No diremos que tiene una sintaxis aseada, eso no, pero sí que sale en la tele y funciona, aunque la pongan luego a parir en las tertulias de peluquería, que son todas, o casi todas. En justicia, la Esteban tiene tirón, y tiene ya 44 años, que son los que cumple el 9 de noviembre. Belén ha inventado un oficio, ser la Esteban, un cruce de cabreada profesional y lideresa de ciudad dormitorio. Es una tertuliana de sí misma.

La fauna y flora del colorín tiene, por arriba, a Isabel Preysler, que es extranjera, fina y con consorte de Nobel, y por abajo, a Belén, la Esteban, que es material ‘made in Spain’, musa de mercado y madre perdida entre novios que cuajaron poco o muy poco. Ahora está preparando boda, o eso entiendo, y la cosa tiene tanto jaleo como un divorcio. Belén ha cumplido la filosofía del lema “no sin mi hija” y su paraíso es Benidorm.

Tuvo de amor a Jesulín de Ubrique, hace siglos, y luego se hizo novia de sí misma, al grito de ‘¡Arriba la Esteban!’. Belén salió un día de ‘Ambiciones’, ese santuario de culebrón, con su niña Andrea por hatillo y se entregó a orear los trapos sucios de su ex familia política desde los balcones de las revistas y las corralas de la ‘telerrosa’, poniéndole al show la consabida mala leche de los cojos y la tristeza de las viuditas pobres.

Triunfó. Se licenció rápido de famosa ejerciente, y así fue comprendiendo que la pena con tarifa es menos pena. Hoy reúne tanta hemeroteca de internet como Pérez-Reverte, sólo que de otra manera, claro. Belén despierta por igual simpatías y antipatías, con lo cual tiene mucha audiencia, porque hay dos tipos de fans, el devoto y el enemigo. Estamos ante una estrella de la popularidad, no de la fama, que es palabra mayor, y requiere oficios de arte. Pero tirón, lo que se dice tirón, tiene.

La rosa: Pasó una mala racha de salud, y regresó contenta, limpia de venenos y hasta faldicorta. Tuvo algo, por momentos, de Pamela Anderson bien nutrida y de polígono.
El látigo: Van en marcha unas vísperas nupciales, que es como decir que está en marcha la crónica de una boda anunciada, incluyendo invitados y damnificados. El afortunado, su ‘Migue’.

“Ojalá nunca se le pase del todo el cabreo interior, que es la alegría de los platós”

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario


css.php