Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » 2017 » octubre

Archivo para octubre de 2017

25 de octubre de 2017

Pido un deseo para… Jose María Gutiérrez ‘Guti’

Guti es un londinense de Alcorcón, un jaleo de pendientes por encima o por debajo de su indolencia o su pereza. Tiene modales más propios de un músico que de un futbolista de raza tirando a cabreado con el mundo, como él. El 31 de octubre cumple 41. Ahora se emplea de entrenador de las divisiones jóvenes del Real Madrid, y lleva el oficio con brillo mayor. Pasó varias temporadas como el gran fichaje pendiente del Bernabéu, siendo un Zidane del foro, y con mechas. Es un zurdo de ánimo, y por eso no encaja del todo en su gremio, que no suele conocer el ensimismamiento, y tampoco en los elegantes al uso, que no superan la filosofía del traje. El carácter de Guti, tan dinamitado, le ha apartado a veces de cierta parte del gentío, pero a mí me lo acerca. Uno ha aprendido a entender a los artistas, a los que no hay quien entienda, y por eso he celebrado siempre a Guti.

En su vida ha habido dos mujeres, Arantxa de Benito y Romina Belluscio, pero en rigor sólo una, Romina, que es el futuro. Tiene tres hijos, Enzo, Aitor y Zaida. Se separó de Arantxa casi por lo secreto, porque no dieron un ruido. Nunca buscaron exclusivas u otros pluriempleos de la vida privada propia. Tenían algo de los Beckham de aquí, pero al revés, porque una cosa es gastar ropa de Dolce & Gabbana y otra colocar la intimidad en los escaparates. Con Romina se casó por lo silencioso, y navega feliz la vida al lado de esta argentina de monumento. Salieron un poco en los papeles, al principio del noviazgo, luego se casaron, y mantienen una vida sin aspavientos ni pasarelas. Se resuelve de padre ejemplar. Le he frecuentado por ahí, desde hace años. Siempre aporta un nuevo peinado, una gorra o zapato fashion, y una timidez de pianista. Va a contracorriente como por descuido.

La rosa: Se ve que le tiene contento la vida en pareja. Romina Belluscio ha resultado una bendición para un rebelde de corazón
y de oficio, como él.
El látigo: En el vestuario del Real Madrid, ponía Guti a Sabina, que molesta, porque Joaquín se jacta de colchonero, y porque hace versos, que es una cosa que a los futbolistas les suena a chino.

Ojalá siga siempre a contracorriente, que es lo suyo”

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario

18 de octubre de 2017

Pocholo Martínez-Bordiú cumple 55 años

Durante años, yo pensé que Pocholo era un personaje inventado por ‘Tómbola’, pero resultó que no. Luego vi que existía. Quiero decir que su discurso de kamikaze y su indumentaria de nómada de Ibiza no son obra de un guionista con fiebres sino una manera de estar o de no estar en el mundo.

Pocholo es un Conan del disparate, un Tarzán del exceso, un atleta del viva la vida, que no necesita soltarse la melena para demostrar que lo suyo es el desmelene. Pero la melena se la suelta, y los cumpleaños los suele celebrar varias veces al año. Aunque el 22 de octubre, en concreto, cumple 55, según el DNI. Si nos fijamos bien, Pocholo siempre ha tenido un programa en la tele, porque allí donde va monta su show, que es un cruce de picnic, discoteca y desacato donde ejerce de animador de la afición entregada y, sobre todo, de sí mismo.

Pocholo Martínez-Bordiú

Le imitan mucho, pero quien mejor se imita es él mismo. Digamos que él no va a la tele, sino que la tele tiene que ir a él, que es un exótico con isla. Casó, hace ya, con la dulce Sonsoles Suárez, y tras separarse con discreción insólita, ha llevado una vida de golfo trotamundos con el corazón metido en la mochila. Dice que está soltero, porque no tiene una pareja, sino varias. Vive acampando en los amigos, organiza fiestas en la madrugada y va a las teles a pillar un pico para luego largarse a India, porque cuando más cerca está de sí mismo es cuando está muy lejos.

No hay quien le entienda, pero divierte. No hay quien sepa muy bien qué dice, pero sólo cuando está callado nos parece un extranjero, como un sueco de cómic vestido con sayas de oficiante y botas de punta. Le gusta escoltarse de gogós, y no habla nunca, o casi nunca, de su familia ilustre; le suele quedar lejos. Es más Pocholo que Martínez Bordiú.

“Ojalá volviera pronto a algún programa de televisión”

La rosa: Le gusta la tele, pero ahora dice que prefiere un programa donde estar sentado. De modo que se recuerda de pie, de agitador de plató, asomando a las tertulias como quien invade un cabaré.

Pocholo Martínez-Bordiú

El látigo: Cuenta la leyenda de Ibiza que entraba en moto hasta el centro de las pistas de las discotecas de moda. Pero el que siempre ha ido como una moto
ha sido él.

Pocholo Martínez-Bordiú

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario


css.php