Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Pido un deseo para… Jesús Vázquez

6 de septiembre de 2017

Pido un deseo para… Jesús Vázquez

Es Jesús Vázquez lo que parece: un trabajador sin tontuna, un sentimental de sinceridades y un famoso nada folclórico. El 9 de septiembre cumple 52 años, y en esa edad también es él lo que parece: un guapo de consenso. A él yo creo que esto del guapo sin réplica ya le va dando un poco igual, porque en algún momento dijo, inteligentemente: “Me estoy despidiendo de que mi cuerpo sea mi principal tarjeta de presentación”. Sí, pero el cuerpo sigue ahí, un cuerpo de titán que sale de chaqueta bien cortada, en la tele. A su éxito sostenido contribuye que Jesús no es cualquier tontiloco de los que se lo montan en los platós. Todo lo contrario. Entre otras cosas porque en la tele, de campeón, lleva toda la vida.

En sus albores profesionales, ya remotos, fue pareja de Penélope Cruz en el programa ‘La quinta marcha’. Luego vinieron ediciones de ‘Gran Hermano’, ‘Hotel Glam’, ‘Supervivientes’ y ‘Operación Triunfo’. Y llegó luego ‘La Voz’, el show de talentos que ha dado tanto campanazo de exitazo. Cito no lo más reciente, por orientar, y por hacer hemeroteca. De manera que lleva en la tele un siglo, o dos, triunfando de joven veterano, y sabe que en lo suyo el guapito de oficio dura un relámpago, o un trimestre, que viene a ser lo mismo. En la cosa sentimental es un famoso de los que no da un ruido, y tiene pareja, Roberto, desde hace años, sin aspavientos, y también sin ocultamientos. Para mayores excepcionalidades de su vida pública, hizo un día un desnudo para Interviú, y donó el dinero a los refugiados de Kenia, en un generoso gesto más de los muchos que ha tenido como Embajador de Buena Voluntad de ACNUR. Es un tío bueno, aún, como se dice a menudo en las peluquerías, y un buen tío, que añadimos aquí.

“Ojalá tantos otros llevaran la fama como él, sin divismos”

La Rosa: Es un caso rarísimo de popular o famoso sin detractores. Queremos decir que es un tipo del que nadie habla mal, y eso que es el suyo un gremio de víboras.
El Látigo: No resulta un zagal más de tantos que se emplean en lo circense de los platós ni tampoco el chico de anuncio, que da fino, y ya está. Nada de eso. Más bien lo contrario.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


− ocho = 0

Siga los comentarios en RSS


css.php