Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » 2017 » septiembre

Archivo para septiembre de 2017

22 de septiembre de 2017

Pido un deseo para… Julio Iglesias

Julio es un figurón que ha logrado el virtuosismo de ser noticia a menudo porque su propia familia le alude: un día su ex se ennovia con un Nobel, otro muere Papuchi, otro le sale un hijo, Javier Santos, que no está en el libro de familia de su familia innumerable. Ahora, en concreto, es novedad Julio porque cumple 74, el sábado 23. Cumplir años, en su caso, es ya casi como sacar un disco, porque discos los ha sacado todos, y casi ya ha cumplido todos los años. Yo ya me entiendo, y él también, y ustedes también. Julio cumple 74 palos, sí, pero es, desde hace tiempo, un inmortal del karaoke. O sea, un inmortal. El karaoke es la posteridad. Si tienes varias canciones entre las triunfales del repertorio de karaoke, es que no te vas a morir nunca. Eso, y que ha vendido más de trescientos millones de copias de sus cien discos publicados, disco arriba, disco abajo. Va forrado, sí.

Es un hilo musical del mundo, sección ascensores cinco estrellas, y de pronto igual escuchas un tema suyo en un altavoz de Tokio o en un viejo transistor, bajo una palmera de Cuba. Es Julio el campeón de Marca España, antes de que existiera esa bobada. Tiene una casa en Punta Cana que es el paraíso. Ahí reúne a bellas coristas de biquini, en la piscina, a cualquier hora, y cuida una bodega de museo.
Julio nació en Mesón de Paredes, en un Madrid castizo, y en los setenta ya era el amo. Hace tiempo que no da un concierto serio en España, y aqui se han pagado entradas de trescientos euros, y agotó el papel. Julio se ha casado dos veces, con Isabel Preysler, y con Miranda, pero ha vivido bajo el lema de Quevedo: “La mujer es un sacerdocio”. En la hemeroteca de Internet asoman enseguida sus conquistas más popularizadas, como Virginia Sipl, ‘La Flaca’, Vaitiare o Sydney Rome.

“Ojalá pueda decir muchos años que nació joven para toda la vida”

La Rosa: No hay español de artisteo que haya llegado más lejos, sin descomponer la figura, que es como decir sin mover apenas el perfil derecho. Que es el que a él le gusta.
El Látigo: Dicen que Miranda le ha vuelto más triste, ceñido y previsible, según comentario de algunas malvadas que parecen conocer el paño.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir Comentario

15 de septiembre de 2017

Pido un deseo para… La reina Letizia

El viernes 15 celebra Doña Letizia 45 años, y dicen los que dicen que saben que se ha dejado el día libre. Uno cree que una Reina no tiene ningún día libre, pero sí entiendo que algún rato libre, en ese día, habrá dejado para concederse un recreo de particular. Quiero decir que hay una Letizia previa a la Reina, y antes a la Princesa, una Letizia que ya es una Letizia interior, y que procede cultivar, porque nuestra protagonista no nació en palacio, como su marido o sus hijas. De modo que su cumpleaños mira para adentro. Por eso sobra la agenda. Uno ve, en la Reina, que está ya bien instalada en lo suyo, que es el cargo o título con total dedicación, y aceptación en el pueblo. A Doña Letizia le han criticado mucho el temperamento vivo y los tacones altos. A Doña Letizia le han criticado mucho los modelos de hombro al aire y también la delgadez de rubia desvelada. Incluso que se habla poco o nada con las cuñadas. A Doña Letizia la critican haga lo que haga.


Ahora la acaban de distinguir como la Reina más elegante de las reinas en vigor, pero aquí da igual, porque hay un costado de la calle que la mira regular. Yo me topé con ella en un Corte Inglés, en Madrid, a última hora de la mañana de uno de esos viernes en los que hace vida de particular. Nos saludamos como si fuéramos dos vecinos del barrio, entre el asombro y el susto. Hicimos tertulia de menudencia, en un principio, y enseguida comprobé que cargaba mucha preocupación por la imagen de la Familia Real, y que ya se había librado mucho de la obsesión de lo que la prensa dice o no dice de ella: “Mira, yo sé que lo mío vende. Sea verdad, o sea mentira, que generalmente es mentira. Pero conviene, a veces, que ciertas cosas por un oído te entren y por el otro te salgan”. Pues eso. Felicidades, señora.

“Ojalá no pierda nunca el instinto de curiosidad, que ella lleva más allá del protocolo”

La Rosa: Los detractores, que no faltan, alegan que debiera acercar más a las hijas ante la prensa, porque Leonor y Sofía no son dos colegialas sin más, sino todo lo contrario.
El Látigo: Tiene un genio vivísimo, se nota rápido que va enterada de todo, y pregunta mucho, aquí y allá, como si prefiriera ser periodista antes que Reina.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


2 Comentarios


css.php