Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Claudia Schiffer cumple 47

25 de agosto de 2017

Claudia Schiffer cumple 47

Fue Claudia Schiffer copa máxima de lo suyo, inventando la topmodel, que es la maniquí con sueldo de futbolista. Hablamos de los años 90, y Claudia igual repercutía en los papeles porque la pillaban desnuda en un yate de isla o bien porque la pillaban vestida en la pasarela de Milán. Queremos decir que Claudia era Claudia. Queremos decir que Claudia era la Schiffer. Ahora, el monumento cumple 47, el 25 de agosto, y aún está de anuncio.

La descubrió un fotógrafo en un pub de Munich, y luego Karl Lagerfeld la nombró ‘rostro Chanel’, póster incluido. Uno diría, por encerrar su belleza, que no hay quien encierre, todavía, que Claudia Schiffer es una Brigitte Bardot con menos vicio, y más yogures. Una actualización de la lámina de Brigitte Bardot, que es la lámina de la archirrubia con pelucón de crines.

Claudia Schiffer

En la pasarela batió rápido a la niñata de esqueletura y en las revistas salía dorada y nutriente, con una hermosura de escote abismal. Casó, en el 2002, con Matthew Vaughn, un tipo del cine, y han tenido tres hijos. Se les ve a todos por ahí, todavía, tan felices.

Antes fue chica chollo de las revistas del colorín cuando mantuvo un romance con David Copperfield, aquel mago tecnológico. Aquello fue en los 90, duró un par de trucos, pero Claudia era entonces la gran rubia de la aldea global del deseo, la alemana que logró que las modelos fueran tan famosas como los modistos, o los actores, o incluso más. Era algo así como un futbolista de lo suyo, ya digo, pero en hembraza.

Claudia Schiffer

Claudia coronó a las maniquíes de maniquíes famosas, y les subió a todas el caché, empezando por el suyo, que era un susto. Claudia subió el oficio de modelo al podio del brillo de estrella, y con ella la década resultó una primavera perpetua de cuerpos gloriosos: Cindy Crawford, Naomi Campbell o Linda Evangelista. Ha habido luego otras. Pero no.

“Desearíamos que el tiempo no fuera el tiempo, que acaba destrozando cualquier belleza”

La Rosa: Hoy, si nos fijamos, hay mucha alineación de guapitas en lo de Victoria’s Secret, todas con tanga y a lo loco, pero no hay un relevo claro de Claudia, salvo Gisele Bündchen.

El Látigo: Decían, por ponerle alguna pega, que era monumental, pero que no era simpática. Sobre todo aquí, en España. Era un modo de no decir que sencillamente es alemana.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


8 + = doce

Siga los comentarios en RSS


css.php