Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Pido un deseo para… Massiel

2 de agosto de 2017

Pido un deseo para… Massiel

Massiel gana cada año Eurovisión, porque ella es un trueno, y porque es la que mejor cuenta y canta al respecto. El ‘La, la, la’ es mucho ‘La, la, la’, y Massiel es la Massielona. Ahora cumple 70 años este 2 de agosto y, más allá de Eurovisiones y de cumpleaños de alta cumbre, lo que uno aprecia es que Massiel está más viva que nunca. Aunque ella viva, o vivísima, lo ha estado siempre, porque yo sospecho que Massiel ni duerme.

Me gusta escribir que le ha puesto voz de oscuro énfasis a la lírica de Goytisolo, entre otros grafómanos inmortales, y que ha cantado subida a un tractor, en la Cuba revolucionaria. Massiel, a veces, tercia en las tertulias de la tele, y le mete marcha y memoria y adjetivo a la cosa, con lo que ya la llaman muy poco, porque en la tele funciona la media cháchara de salfumán, y punto.


Estamos ante una artista con galones desde cuando a Eurovisión iban cantantes. Quiero decir que Massiel siempre está ahí, con su genio de la Gran Vía, su melena de atropello y su anécdota siempre a punto y bien bordada, porque ha vivido, y lo sabe contar. Sus hombres oficiales han sido Pablo Lizcano, Luis Recatero y Carlos Zayas, aunque su hombre primero es su hijo, Aitor Carlos.

Massiel acierta cuando exagera, y exagera mucho, como Sabina, pero con escote. Hace discos con letras propias, y luego enrama los nombres de Luis Eduardo Aute, Cecilia…  Hemos alternado mucho, durante años, en las mañanas de Susanna Griso, y siempre era Massiel un manadero de ocurrencia vital y desmelene verbal. A mí me mola, lo que pasa es que a veces no te deja dar ni los buenos días. Alguna vez escribí que vivía en aledaños de la calle Montera, “entre rameras y tatuadores”, y me celebró el apunte paisajístico. No habrá otra.

“Ojalá la llamen más para la tele porque es de las que administra finamente el párrafo y el veneno”

La Rosa: Debiera escribir sus memorias, porque hay mucho y muy personal capítulo, en lo social, y también en lo artístico. Puede decir
“Yo estuve allí”. Y ojalá se atreva.

El látigo: Resulta que tiene tanto talento sin brida que a menudo pasa rápido de Massiel a Massielona, y no es que aburra, sino que desborda.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


+ cuatro = 13

Siga los comentarios en RSS


css.php