Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Pido un deseo para… Ana Belén

25 de Mayo de 2017

Pido un deseo para… Ana Belén

En rigor, Ana Belén no cumple años, sino discos, o películas, o giras. Pero dicta el calendario que cumple 66 el día 27. Si hiciéramos la cuenta, igual nos salen tantas películas o discos como años propiamente dichos, pero eso da igual. Hay que celebrar a Ana no porque se hace mayor, sino porque existe. Si miramos deprisa el horizonte, no nos sale una mujer de tanta cumbre, en lo suyo, que va del teatro a la gira, con Víctor, o sin él. Alguna vez hemos glosado la elegancia de Ana Belén, echando mano del verso de Lorca: “Tiene mucha línea de luna”. Mucha línea de luna tiene ella misma, y también su voz, que es un prodigio de esbeltez, un vivo violín nocturno. Ana Belén tiene aura de solitaria y algo de tía seria que se ríe mucho con la boca popular y carnívora.

Está en todo, pero aparece lo justo. Compite sin competir entre otras elegantes de encuesta, como Isabel Preysler o Rosario Nadal, que más bien son chinas o princesas, respectivamente, y así cualquiera. Con el tiempo, Ana Belén prorroga y prestigia la complejidad de la sencillez, contra lo habitual en las mujeres de su edad, que van cumpliendo no años, sino siglos, como baúles medio barrocos de hacer bulto de figuración de esquina en la consulta del cirujano plástico. Tiene siempre una portada bien ganada, pero sin ruido de chisme, y alterna poco o nada en el folclore del “fotocol”, donde siempre sobran misses o sobran momias, o ambas cosas. Los trajes túnica de Sybilla o Del Pozo le quedan imperiales, porque en ella se cumple aquello de Coco Chanel: la elegancia es el esqueleto. Que es como decir que la elegancia no viene del alma, sino que es el alma misma. Escúchenla cantar, si no. Ha cumplido muchos discos. Y en esta semana, años. Felicidades por todo.

“Ojalá no se canse nunca de cumplir, porque no hay otra como ella”

La rosa: La voz de Ana es un prestigio, y a todo le pone una natural gracia de ala, o alma, que por supuesto no se acuña o aprende en ninguna escuela.
El látigo: Me gusta insistir en su aire de soltera, o solitaria, incluso, porque no da el tostón con la familia en auge, siendo mamá y esposa de artistas.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


2 + nueve =

Siga los comentarios en RSS


css.php