Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Pido un deseo para… Iker Casillas

18 de Mayo de 2017

Pido un deseo para… Iker Casillas

La vida, que es impredecible, ha venido a decirnos, por momentos, que Iker es el consorte de Sara Carbonero. Qué cosas depara la vida. Esto no apunta nada en contra de Iker, obviamente, sino que lo hace a favor de Sara: la popularidad de la chavala ha sido una prosperidad. Eso, y que Iker ya no está en el Real Madrid, que es como ser Brad Pitt, pero en futbolista. Hoy el protagonista es él, sin embargo, y no su bella señora, porque cumple el portero 36 años, el día 20 de mayo. Iker Casillas es una época, o varias, y no sólo en el fútbol, sino en la vida española, en general, donde ha sido el chico del primer Mundial de La Roja, el chico que besó a Sara al concluir campeonísimo, y la dejó despeinada de sorpresa, ante las cámaras del mundo entero. Iker fue un guapo que no daba un ruido, y ha llevado su fama lo mejor que ha podido, hasta que la fama ha resultado una fama mayor de pareja, porque Sara es una famosa de gancho, una primicia sin primicia, un spot de sí misma.

Sara es Iker, sólo que al revés, pero Iker de cuando era Iker, y juega ella el fútbol de poner de moda un fular, o un abalorio, mientras se pasea por Oporto. Ahora que Iker se ha ido a vivir a Oporto es cuando más reside en España, si nos ponemos serios, porque Sara se pluriemplea mucho aquí, y Sara es la noticia de Iker, que lleva mucho tiempo sin dar novedades. Parece que la que ha fichado por el Real Madrid es ella, justo cuando él dejó el Madrid. Iker ha sido una época, o varias, y era el chico bueno que sólo cogía cabreo cuando estaba en el campo, y a veces ni eso. Consta, como futbolista, de los trofeos más altos, y luego como persona es un tipo de agrado que sedujo a la más guapa de la tele. No entra en la tribu de los tatuados, y ha hecho entrenamiento de sonajeros, cuando le tocó ser padre. Cumple 36, y con este cumple suyo somos todos un poco más viejos.

“Ojalá regrese pronto, porque Iker es un tipo de la familia”

La rosa: Nunca ha perdido los nervios, ni en el campo, ni fuera, y siempre ha mantenido una actitud de chaval cordial del barrio, vinieran duras, o vinieran maduras.
El látigo: Cuando el Mundial de 2010, en Sudáfrica, besó a Sara Carbonero nada más acabar el partido de la final. Fue un Mundial con beso, y un beso mundial.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


6 − = tres

Siga los comentarios en RSS


css.php