Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » 2017 » mayo » 04

Archivo para 4 de mayo de 2017

4 de mayo de 2017

Pido un deseo para… Raphael

En el “deneí” de Raphael pone Miguel Rafael Martos Sánchez, pero Raphael es Raphael. Raphael siempre vuelve de noticia por Navidad, aunque ahora vuelve porque es su cumpleaños. 74 cumple el 5 de mayo. De modo que es un joven veteranísimo que no desmaya. Raphael es un villancico cuyo intérprete, de pronto, ha hecho un carrerón sin rival. Se habla mucho de la canción del verano, pero muy poco de la canción de invierno, o de la primavera, que es siempre Raphael, con su lámina de luto, con su voz de apoteosis, con su cara de chico bueno, que es también un poco malo. Le reverencian Alaska y Bisbal, y Torroja y Bosé.

Raphael es un clásico que aún anda por ahí, de gira. Tiene repertorio para estar cantando distinto de aquí a agosto. Vive en un chalé desperezado, lujoso de salones, pero ni así le caben todos los discos de oro, que me parece que son más de trescientos. Antes, daba ahí algunas cenas populosas, donde iban José Bono, María Teresa Campos y Eugenia Martínez de Irujo, entre otros. Las cosas se las maneja bajo pulso fino Natalia Figueroa, que, naturalmente, no es sólo la mujer del artista. Lo suyo parece no tener mérito, porque canta impresionante, pero sí. Una cosa es acertar con un temita, o dos, y otra hacer una carrera monumental y sostenida. Y después, incluso, de un hígado de donación. Viene de la escuela del hambre, y gasta un brillo kitsch que embelesa a los bachilleres de la modernidad. Sé que prepara sus conciertos como un marine, y se vuelve casi mudo, en esos días, para irrumpir en el escenario con la voz ampulosa de siempre, entre el niño prodigio y el setentón jubiloso. Le damos muchas vueltas a la canción del verano, que suele ser siempre una tontuna de Georgie Dann, pero la canción no de temporada es siempre de Raphael, un Georgie Dann al contrario. Un clásico.

Ojalá nunca se canse del escándalo de seguir joven”

La Rosa: Tiene estampa de elegante de Linares, y una entonación capaz de prodigio, con mucho show de “aquí estoy yo”. No vende sólo estilo. También voz.
El Látigo: Lo peor de Raphael es algo en lo que Raphael no tiene culpa: sus imitadores, que te colocan en seguida el repertorio en el Karaoke.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


1 Comentario


css.php