Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Pido un deseo para… Vicky Martín Berrocal

10 de Marzo de 2017

Pido un deseo para… Vicky Martín Berrocal

El día 11 de marzo cumple 44 años, y ya va siendo hora de que Vicky sea Victoria, que es lo que pone en su ‘deneí’, por otra parte. Ya es hora de abandonar el diminutivo, que va bien para chiquillas de poco trazo o cursis no tan chiquillas, pero no para hembras de fuerte alzada, como ella. Queda poca Vicky en ella, la verdad. Ya es hora de ser Victoria, con uve alta de hembraza bien plantá.
Victoria derrocha las gracias de las nacidas a orillas del Guadalquivir, tiene el morbo de las bailaoras, y viene paseando una estatura de morena de verdes lunas, muy anclada de caderas, a la que seguro que no le falta un coro de piropos en cada esquina. No va para mujer maravillosa de torero, sino que viene de serlo. Casó, si ustedes recuerdan, con un primer espada, Manuel Díaz, que ha sido la alegría de la huerta del escalafón. Luego tuvieron un bebé y se separaron por lo civilizado, para cabreo de las cotillas de barrio y desesperación de las malvadas de la ‘telerrosa’, que suelen preferir que las parejas se abran el cráneo con las cacerolas del ajuar.


Tuvo un rato de pasarse a la afición del Betis, porque ennovió con Denilson de Oliveira, un pichichi brasileño, hoy olvidado, y luego cambió el fútbol por la hípica. Se acabaron las carreras por las bandas de la liga sentimental de la madrugada, regateando paparazzi, para empezar otro trote, u otro galope, a lomos del renovado alazán del amor, el jinete Álvaro Muñoz Escassi, al que don José Luis, aquel padre memorable de Victoria, aún Vicky, nos definió en su día como “un chaval muy pijo”. De aquello a hoy ya ha llovido. Y algunos otros hombres ha conocido y quizá olvidado. Pero que le quiten el trote o galope, que acaso es la felicidad. Vicky, aquí va de regalo el nombre que ya tienes, Victoria. Seguro que te gusta.

“A ver si al fin Vicky se hace llamar Victoria, que es lo que le va a un torreón de mujer como ella”.

La rosa: Tiene el alto mérito de llevarse con el ex como con un hermano, y eso es notición en un país donde el desamor acaba en un plató o en un juzgado. O en los dos sitios.
El látigo: Es Victoria la musa que hoy hubiera escogido Julio Romero de Torres, una española del sur que igual diseña modelazos de pasión que se sube a la pasarela a lucirlos.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

2 Comentarios

  • 1. Enelia Garcia | 11 de Marzo de 2017 a las 18:19

    ¡Me encanta Angel Antonio Herrera, cómo fluye el verbo elegante de exquisitas expresiones! ¡ Ole, Ole y Ole tú majo!

  • 2. Antonio Larrosa | 14 de Marzo de 2017 a las 8:47

    Se conserva muy bien, parece hasta más joven ¿Verdad?

    Clica sobre mi nmbre

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


− 7 = cero

Siga los comentarios en RSS


css.php