Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo » Un cumpleaños de recordatorio

20 de Octubre de 2016

Un cumpleaños de recordatorio

Carmen Sevilla tiene un ‘deneí donde pone María del Carmen García Galisteo, pero de esto ella ya no se acuerda. Como ha perdido la memoria, procede y conviene que la tengamos nosotros, porque cumple ochenta y seis, y ha sido un monumento de belleza, un mérito de afán profesional.

Carmen Sevilla

No vengo hoy a hacer la crónica de una famosa tocada por un mal irrebatible, sino a levantar el homenaje a una vida, la suya, y también de otras parecidas como ella, una vida bajo el foco de folclórica, que es una estirpe ya en vías de extinción, o casi, salvo los casos de  María del Monte o Pantoja o Falete, si me apuran, dos o tres ejemplos del folclorismo último, que ya es un poco o un mucho un folclorismo light.

Yo hablo de Sara Montiel, de Rocío Jurado, de Concha Márquez Piquer o de Marifé de Triana. Hasta acabar o empezar en Lola Flores, que enseguida lo ponía todo perdido de lunares. Folclóricas, lo que se dice folclóricas, ya van quedando pocas, o ninguna, quizá, porque van al trullo o les llega el Alzheimer.

Carmen Sevilla, Lola Flores y Sara Montiel

La palabra folclórica se usa a veces bajo aires peyorativos, incluso “insultivos”. Pero están en la folclórica los volantes de la rebeldía, la poesía de las ganas de lo prohibido. Han sido mujeres de valentía, y han llevado una vida con copla de desacato, en el escenario, y más allá del escenario, remontando una España negra y adversa, que es la que les tocó, en principio. Hay cierto feminismo, poco o nada buceado, en nuestras folclóricas. Han vivido de artistas, una profesión de mala o pésima fama, sobre todo cuando eran jóvenes.

Ganaron sus cachés, se casaron y descasaron. La que se hacía artista es que iba para distraída, o lo parecía. Pero, en rigor, estas mujeres bravas sólo querían el aire de la libertad, durante la vida dura, y difícil, y de mucho escaparate.

Carmen Sevilla

Carmen es sencillamente la hermosura a la que le has puesto el visonazo de cóctel, que viene a ser el otro mercedes de las que han triunfado, el mercedes que te dejas puesto para pasear la fiesta, cuando ya has dejado el mercedes propiamente dicho, y con chófer, en la calle. Hoy está pero no está. Ella no sabe que ha sido su cumpleaños. Nosotros sí.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Publicado en la categoría: De todo corazón

1 Comentario

Añadir Comentario

Requerido

Requerido, (oculto)


− 1 = siete

Siga los comentarios en RSS


css.php