Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo

1 de diciembre de 2016

Chenoa y la ‘cobra’ al padre

El padre biológico de Chenoa, el tal José Carlos Corradini, viene haciendo su ‘Operación Triunfo’, con mucho repertorio de hablar más bien mal de su hija, con la que ha cruzado poca o ninguna palabra en esta vida. El tal Corradini se ha venido a hacer las Españas de plató, igual que antes las folclóricas hacían las Américas, para denunciar que su hija no le quiere, y poner de paso el cazo de prime time.

El tal Corradini es una folclórica que no canta, pero en macho, un folclórico dolido que va y suelta al viento que el nombre artístico de su hija es ridículo, y que las canciones son absurdas. Al tipo le faltará ternura, quizá, pero le sobran adjetivos. De modo que el padre olvidado se dobla de crítico musical, pero de crítico amargo de su propia hija, que nunca le dio micro en este show, ni en otros.

José Carlos Corradini

Por azares del mundo, resulta que el tal Corradini y la hija célebre, que no se tratan, coinciden los viernes por la noche, pero cada uno en una cadena distinta  de televisión, con lo que nos visitan los dos a todos, pero ellos ni se ven, ni se cruzan, ni se visitan. Chenoa, mientras cunde todo este guateque, mira para otro lado, porque ella no quiere saber de un padre largón, y sus razones tendrá.

Hace unas semanas, hemos tenido debate en lo alto porque Bisbal le hizo a Chenoa “la cobra”, aunque nunca supimos si la cobra se la hizo o no se la hizo. Sí es claro que Chenoa ahora le hace “la cobra” a este padre transoceánico que le ha salido, porque ella está a lo suyo, y dice al padre que su cara no le suena, pero sin decirlo.

Chenoa

Según el ‘deneí’, Chenoa consta como María Laura Corradini Falomir, pero eso siempre nos dio lo mismo, porque Chenoa siempre fue Chenoa, una chica un poco gemela del desgarro de Malú, un poco pariente del frenesí de Mónica Naranjo.

Aquel ‘Operación Triunfo’, hoy tan rememorado, lo ganó Rosa, con su énfasis de Caballé de verbena, pero el concurso lo ganaron, en rigor, Chenoa y Bisbal,  porque salieron de ahí con mánager y enamorados. Hoy Chenoa triunfa soltera, sin novio, y le sale un padre del pasado, en plan mánager a la contra. Digo yo que si Chenoa le sigue haciendo ‘la cobra’ es porque tiene motivos.

Chenoa y David Bisbal

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

23 de noviembre de 2016

Goya, pariente de Borja

A Borja Thyssen, por lo que lleva gastado de biografía, se le ha visto más cátedra en el gimnasio que en el museo, aunque a menudo va y viene de anticuarios, o de exposiciones. Lo último en materia artística lo va a cumplir Borja enseguida, porque dicen que va a sacar a subasta un óleo de Goya para hacer frente a las deudas del fisco. De modo que Goya le va a pagar al ministro Montoro.

thyssen-1

Qué ironías tiene la vida, sobre todo la vida de famoso.  En la foto de boda de Carmen Cervera y Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza ya iba incluido Borja, porque el barón le reconoció como hijo, con los apellidos correspondientes de linaje. Hablamos del 16 de agosto de 1985. El barón era entonces el barón, tenía 63 años, y la cara de “archirrico” al óleo. Carmen tenía 38, y era una contenta de soleada belleza, un poco a lo Carmen Sevilla. Y Borja era bebé, pero era casi como ayer mismo, sólo que sin barba, y más rubio.

Los Thyssen

Hago memoria de esta estampa para acreditar que Borja es un chico con dineros de alcurnia, y lo mismo que hay gente que vende la bicicleta cansada, para sacarse un aguinaldo, pues Borja vende un cuadro de la herencia, para cumplir con Hacienda.

He leído por ahí que la Agencia Tributaria ha puesto mucho afán en demostrar que Borja vive en España, y no en el extranjero, para así atar a modo la petición del pago de impuestos pendientes. Ellos sabrán.

Yo creo que Borja es un chico que ha vivido fundamentalmente en los papeles del corazón, que es un domicilio insólito. Él, Blanca Cuesta, que es su señora, y los retoños correspondientes.

Borja y Blanca tuvieron una boda que resultó más bien bodón, por el escándalo familiar que se trajeron, y por el ajuar de exclusivas que incluyó aquel show. Carmen Thyssen se puso de cabreo, y hasta cundió la incertidumbre de si iba o no iba a la ceremonia. Casi tuvimos boda con divorcio previo de mamá y retoño. Pero hubo boda y hubo Tita, no sé si por este orden.

Los Thyssen

Pero ahora que al fin hay concordia familiar, viene el fisco a montar el cisco. Menos mal que ahí estaba Goya, aportando un lienzo que dicen que cotiza más arriba del millón de euros. Goya, sí, que es como un pariente más, dispuesto a poner la tela.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario


css.php