Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo

21 de septiembre de 2016

La madrastra de plató

Raquel Mosquera con Jorge Javier Vázquez

Raquel Mosquera fue, antaño, la peluquera global, y ahora también un poco, sólo que en otro plan. Porque ha descubierto que el pasado tiene mucho porvenir, con lo que la curva, o el círculo, viene a ser su especialidad, así en general. Fue amiga de Rocío Carrasco, cuando Rocío era Rociíto, y ahora ya no. Fue mujer de Pedro Carrasco, pero ahora ya no, porque es su viuda. De modo que se ha ido a largar con Jorge Javier Vázquez.

Raquel Mosquera con Pedro y Rocío Carrasco

Ya iba siendo hora de que Raquel se desabrochara, y animara el patio. Se ha desabrochado, en la tele, y antes se desabrochó en póster, cumpliendo un canto a la opulencia erótica, con aires de “pin up” de barrio, y un peinado de adorno, a lo Marilyn Monroe de polígono. Mosquera venía de ser una chica con medio armario de señora antigua, de comensal sin complejos que asomaba en los retratos en plan musa de albornoces de balneario, todo a cambio de pegarse gratis una semanita de playa por el mundo, al costado del citado Pedro Carrasco, marido primero, por poner la cosa en orden y en su sitio. Hasta vimos a Raquel alguna vez posando, casi mar adentro, con los delfines de la zona, como una sirena bien criada, y a falta de la última dieta, o la penúltima.

En una época, no fue mujer de cobrar exclusivas, sino de cobrar viajes, más bien. La veíamos contenta, eso sí, y el ánimo mejora mucho la lámina, naturalmente. Mosquera le pilló vicio a reportajes quizá sobrantes, con mucho palmeral de fondo, o bien a orillas de la piscina, como si luego esas fotos sólo las fuera a ver la familia escueta. Como si no las fuera a ver ni siquiera la propia familia.

Raquel Mosquera con Pedro Carrasco

Durante un tiempo, Raquel vino a ser un cruce de vacación y pena, un cruce de Bahamas y la López Ibor. Luego, hasta se lo montó de maciza sexy, y se puso el pelo color Lady Gaga, pero de una Lady Gaga de extrarradio y que no le regaña a la báscula. Ahora ha vuelto a la familia, pero desde un plató. No ha largado a toda mecha la consorte de Carrasco sino la madrastra de Rociíto.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

14 de septiembre de 2016

Eva toreó en Ronda

Giorgio Armani le diseñó, en su día, a Cayetano Rivera un traje de museo, muy barroco de cristales, para la gran corrida goyesca de Ronda. Pero un toro llevó directo al hospital a nuestro hombre, en vísperas del gran momento. De modo que vivió en lecho de soledad lo que iba a vivir vestido de dandi con montera.
Ahora, acaba de triunfar en la edición última de esta corrida histórica, y el traje se lo ha diseñado Eva González, su mujer, que se ha puesto un rato, por amor, a las fantasías del corte y confección. Cayetano cumplía diez años de torero, tras la alternativa ahí mismo, y Eva le ha preparado un traje “celebratorio”, con lo que Eva toreaba pero sin torear.

cayetano
Esta corrida goyesca es, ya, un cruce de paseíllo de famosos y plató al sol, empezando o acabando por Cary Lapique. Estaba también esa tarde Francisco Rivera, que es pareja de Cayetano, pero en otro plan. Cayetano se ha reafirmado de torero de arte, en esta corrida última, según los críticos del género, pero también ha renovado su vitalidad matrimonial, si nos fijamos, porque su chica lo vistió para la ocasión, y nosotros ahí vemos un triunfo de las torerías de cónyuges.

boda
Tiene Cayetano un perfil de guaperas con ojos de copla de Federico García Lorca y una distinción de chico callado, que le hace siempre interesante, porque parece que los que no hablan son quienes más cosas tienen que decir. Eva González resulta una sevillana que ha ido de miss a más, porque es la Giralda de la tele de guapas. Hubo un rato en el que no iban a casarse, pero luego sí, y quizá hasta pactaron gananciales de exclusiva.

eva

Eva y Cayetano fueron, durante años, una pareja guadiana, y lo dejaban, y no lo dejaban, y así Eva tenía varios noviazgos sucesivos pero siempre con el mismo hombre. Cayetano dividido entre las sesiones de glamour y el alterne con el peligro. Y ahora se ve, en la plaza, que el matrimonio le va a tope. Les va. No hace falta preguntarles. Lo cuenta el traje rondeño de luces.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


1 comentario


css.php