Ángel Antonio Herrera – la Rosa y el Látigo

23 de Marzo de 2017

Pido un deseo para… David Bustamante

‘Operación Triunfo’ dio al mundo dos ‘Davides: David Bisbal y David Bustamante, ambos con un pie en las revistas de noviazgos y el otro en los negocios del cantar. A mí Bustamante, que el 25 de marzo cumple 35 años, me empezó a caer tras dejar aquella Academia, cuando ya no soltaba lagrimones de culebrón y se hacía videoclips en la cubierta de un yate, lleno de macizas hasta la vela mayor. O sea, cuando se lo empezó a montar de El Busta, que queda de coleguita canalla, abandonando el montárselo de David, que es como de aprendiz de pijillo de revista de cremas. Luego, por rachas, me tuvo un poco despistado. En cualquier caso, El Busta se cayó desde el andamio, de cabeza, a un concurso de tele, y desde éste salió, de pie, como un campeón, a las portadas y a los conciertos. Como un príncipe obrero del sexy pop. Los taxistas lo resumen a veces a su manera certera: “Ahora no le va a faltar de ‘ná”.


Lo que sí vemos es que no le falta público. Tampoco le faltan camisas buenas, como dice Niña Pastori, ni le faltan peluquerías de primero de la clase del farde. Ni siquiera le han faltado unas cuantas novietas de estampa, hasta la consorte actual, Paula Echevarría, que es la mejor. Se casó, y ahí pensé yo que iba a tener al fin tiempo hasta de aburrirse, pero no, porque se nota que hace mucho concierto de abdominales y ha afinado el retrato como si compartiera photoshop con su señora, que es un desastre de perfección incluso en la playa. De modo que El Busta tiene pasta, ropa cara, chavala chula y firma quizá más autógrafos que Bosé cuando era Miguel Bosé. Qué más puede soñar un chaval como él, que hace unos años levantaba tabiques y ahora tiene consorte en ‘Velvet’ y manager de gira.

“Ojalá en David no se pierda nunca El Busta, que es su esencia de chico barrial, simpático y sin tontuna”.

La Rosa: Bustamante asoma a veces sin Paula, pero Paula siempre está. De dónde, si no, la lámina de ropero y los peinados de marido tan bien despeinado.
El Látigo: A veces empalaga su afán de vender el buen rollito con todo, y con todos. Tampoco es eso, aunque un poco sí, porque él está en la vida como en un gimnasio.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario

15 de Marzo de 2017

Pido un deseo para… Pilar Rubio

Durante épocas, Pilar Rubio fue la archiguapa de consenso, la mejor sirena nacional, la que más molaba de las chicas que molan en la tele. Y yo creo que aún lo sigue siendo, sólo que ahora en la tele no sale demasiado. Cosas de la vida, que nos lleva en su excursión de sueños. El día 17 cumple 38. Durante temporadas, Pilar era la chica principalísima, ya digo, y quizá lo sigue siendo, sólo que ahora la vemos menos. Escribió un poeta, ante la contemplación asombrada de una muchacha acaso semejante a la que hoy felicitamos: “Nadie dudaría de su mágica hermosura, pero sí de su existencia”. He aquí un modo de cantar la belleza incalculable. Tan incalculable que diríase que resulta dudosamente real, o sea, que no existe. Pero la hermosísima, Pilar Rubio, existe, como que es consorte de Sergio Ramos, y antes ha hecho diversos programas, donde gastaba una simpatía de reportera irresistible y un descaro de ojos marítimos, que no han tenido réplica o relevo, salvo los ojos de rara esmeralda de Sara Carbonero, pero Sara es otra cosa.


A mí Pilar Rubio siempre me ha parecido un espectáculo, pero un espectáculo cruzado del milagro de unos ojos claros, que son terminantemente hipnóticos. No creo estar solo en el oficio de echarla de menos en la tele, e incluso en las fiestas del Madrid de coctelería de atardecer, donde perseguía famosos y también periodistas, para sus reportajes de cronista de mucha calle en un programa de la hora de la siesta en La Sexta. Lo que vengo a decir es que Pilar Rubio era un poderío, y lo es. Arriesgaba Borges que la verdad, como la belleza, son frecuentes. Sin ánimo de llevarle la contraria al maestro, sí apuntaríamos que una verdad o una belleza como Pilar no prospera con demasiada frecuencia. Más bien lo contrario.

“Ojalá salga más rato Pilar en la tele, porque es el esplendor con ojos azules”.
La rosa: Yo aprecio a menudo que la enjuician sin criterios, y la envidian sin argumentos, que es, quizá, el mejor modo de comprobar que esta chica ha triunfado.
El látigo: Tiene el título de consorte de futbolista planetario, pero a su manera elogiable, y de mérito, o sea, sin dar nunca el tostón de famosa por la vía conyugal.

  • Share on Facebook
  • Tweet about this on Twitter
  • Share on Google+
  • Pin on Pinterest


Añadir comentario


css.php